El Ciclobol o Radball Fue creado en 1893 por Nicholas Kaufmann y los primeros campeonatos mundiales se llevaron a cabo en 1929 en los últimos diez años, el ciclobol ha tomado mucha fuerza en Alemania, Austria, Bélgica, Suiza, República Checa y Japón. Es regulada por la unión ciclística internacional y aunque no es muy conocido, es uno de los deportes extraños que cada día gana más adeptos… ¡vas a ver porque!

Como jugar el ciclobol

Para este extraño y exigente juego se forman equipos de dos a cinco jugadores. El campo es muy similar a las pistas de fútbol sala. El puntaje se va marcando gracias a los goles que se anotan únicamente con la rueda delantera de la bicicleta.

En el Ciclobol o Radball se puede golpear el balón con la cabeza, pero no con las manos o los pies excepto si están en los pedales o el manillar. La bicicleta debe estar continuamente en movimiento, si un jugador se agarra de la portería o toca el suelo, debe dirigirse a su campo y empezar por la línea de fondo.

Se juega en dos tiempos y cada uno dura máximo siete minutos en los campeonatos profesionales.

Una bicicleta especial

Las bicicletas del ciclobol son particulares, tienen un piñón fijo y el asiento está prácticamente sobre la rueda trasera, de tal forma que pedaleas hacia adelante y hacia atrás fácilmente. La mayoría del tiempo los jugadores están de pié en la bicicleta, para poder manejarla más fácilmente.

Además el manubrio va hacia arriba, para un agarre más preciso, lo que obviamente no te exime de las caídas, que normalmente se presentan en los partidos.

Si quieres practicarlo es un deporte de agilidad, coordinación y fuerza que te exige bastante físicamente, pero es realmente ¡muy divertido!