Este deporte extraño llamado Sepak Takraw es nativo del suroeste de Asia, una especie de mezcla entre fútbol y voleibol, muy popular en Camboya, Malasia, Indonesia, Tailandia y Laos.

Más antiguo de lo que parece

El Sepak Takraw se practica desde el siglo XV, está basado en el juego de chino cújú, además también es similar al Kemari japonés. Para los malayos es su fútbol tradicional. Se ha mantenido el juego con sus reglas originales, en las que solo ha cambiado el concepto de que fuese exclusivamente masculino.

Cuando lo ves el Sepak Takraw es como una mezcla entre el kung fu, el fútbol y el voleibol, su reglamentación se estableció en 1800 y en 1829 pasó a ser un deporte competitivo introduciendo la red. Aún no se reconoce como deporte olímpico, sin embargo si se ha presentado en ellas como deporte de exhibición.

¿Cómo se juega el Sepak Takraw?

Se juega con tres jugadores en cada equipo, se realiza un saque con la mano o la pierna y de allí funcionan las mismas reglas del voleibol en cuanto a la rotación y actividad de los jugadores, pero siempre golpeando la pelota con los pies o la cabeza.

Los bloqueos que en voleibol se hacen con la mano en el sepak takraw se realizan con los pies. Por supuesto la cancha es más pequeña y la red más baja pero no le resta ninguna espectacularidad al juego, por el contrario, las acrobacias que realizan los jugadores son realmente asombrosas.

La pelota es bastante extraña, antes era hecha de fibras naturales como la caña, pero actualmente se hace con fibras sintéticas, tiene veinte intersecciones y doce hoyos, esto con el fin de que el balón sea mucho más suave cuando toque el cuerpo del jugador.