El Jai-alai o Cesta punta es un deporte Vasco que se practica con una pequeña cesta de mimbre, en ella se coge la pelota y se toma impulso lanzándola hacia un frontón.

La cesta cuyo peso oscila entre 200 y 700 gramos va conectada a un palo cuya longitud es de 62 m para los delanteros y 68 m para los zagueros teniendo en cuenta la curvatura de las líneas.

Es decir que el total de un bastón puede estar entre 90 y 110 cm con una profundidad en la cavidad de la cesta de aproximadamente 15 cm. Además presenta un diseño curioso en el cual la mano  queda dentro de la base de la cesta.

Origen y tradición del Jai-alai

En los  orígenes del Jai-alai la cesta era fabricada con madera de castaño y tejido de mimbre pero ahora se suelen utilizar materiales sintéticos, el objetivo de estas es lanzar la pelota con mayor fuerza y eficacia.

La pelota con la que se practica este deporte  es tan gruesa y pesada como una roca, son 120 gramos de pura potencia, está hecha de fibras sintéticas rodeadas de dos capas de material natural que suele ser cuero templado. Debido al roce y la fuerza de los impactos estas capas suelen desgastarse con facilidad, así que deben cambiarse cada cierto tiempo.

De acuerdo con la capacidad física del jugador en el Jai-alai, la pelota puede llegar a alcanzar una velocidad de 300 kilómetros por hora por lo que su impacto sería bastante fuerte así que los jugadores utilizan un casco especial para protegerse de los posibles accidentes.

Como se juega el Jai-alai

Se juega entre 2 equipos y cada uno de ellos tiene dos jugadores. Un jugador lanza la pelota contra la pared y el equipo contrario con cualquiera de sus integrantes debe recibir la pelota con la cesta y volverla a enviar contra la pared para que le su contrario la reciba  hasta que uno de los jugadores la dejé caer, en cuyo caso del equipo contrario es el que anota el punto. 

Es un deporte de precisión y fuerza,  los rebotes pueden ser tan fuertes que el público debe ser protegido por una malla especial, el Jai-alai es un deporte extraño y muy divertido ¡seguro te encantará!