Este extraño deporte creado en Alemania en los años 90 el Jugger es una combinación de rugby y esgrima. Se basa más en la habilidad y estrategia que en la fuerza de los jugadores. Lo que no quita que tenga mucha actividad.

Diviértete con el Jugger

Para comenzar, en el centro se coloca el jugg, una pelota que en su forma se parece a la calavera de un perro, de allí su nombre pues jugg es calavera en alemán.

A cada lado del campo están cinco jugadores. Uno de ellos, llamado el Qwlk, buscará llevar el jugg hasta el otro lado del campo. Sus opositores, los Pompfers, harán lo posible por impedírselo, así que cuatro jugadores de cada equipo tendrán armas especiales para defender su paso.

Un juego casi medieval

¿Armas?, si, en el Jugger se usan, pues está basado en el juego “sangre de héroes” pero son inofensivas, todas hechas de ule espuma. Son de cinco tipos, un escudo, una cadena que en su extremo tiene una bola “espinosa”, una espada corta, una larga, y una lanza, usadas por los Pompfers, pero quien maneja la cadena se llama Kettenman.

Estas armas son para bloquear a los jugadores del equipo contrario que buscarán a toda costa impedir que el Jugg sea llevado a la meta, si un arma te toca debes arrodillarte y contar hasta 5, si te toca la cadena, realizas el mismo procedimiento contando hasta 8, si tu equipo logra tocar a varios jugadores, el Qwkl tendrá el camino despejado, así que es un juego de fuerza, velocidad y estrategia.

El Jugger cada vez gana más seguidores entre los jóvenes, se juega en equipos mixtos, lo que permite una gran participación. Hay ligas en casi todos los países, así que puedes averiguar si en el tuyo existe una… es un deporte extraño pero muy entretenido.