Los deportes más recomendados para los niños hiperactivos

Hoy nadie pone en duda que el ejercicio físico es beneficioso para la salud de los niños. De hecho, el deporte es una de las actividades socializadoras más importantes de la infancia ya que estimula las habilidades comunicativas, a la vez que potencia el desarrollo emocional y favorece los vínculos entre los niños. Además, la actividad física estimula la liberación de endorfinas, un neurotransmisor que reduce la tensión y estimula la sensación de bienestar. No son pocos los estudios que afirman que la práctica de ejercicio físico resulta beneficiosa para tratar alteraciones como el autismo, el trastorno disocial, la ansiedad y la hiperactividad infantil.

Beneficios del deporte para los niños hiperactivos

Las investigaciones han demostrado que la práctica de deportes atenúa las conductas impulsivas, favorece el autocontrol, la disciplina y ayuda a canalizar las emociones negativas como la agresividad en los niños que padecen hiperactividad.

De hecho, ¿sabías que el nadador norteamericano Michael Phelps fue diagnosticado con TDAH cuando tenía apenas 9 años y comenzó a practicar este deporte como una estrategia para canalizar su gran energía? Todo empezó como una terapia, pero Michael Phelps descubrió su potencial y se convirtió en el nadador olímpico más condecorado de todos los tiempos, con 22 medallas en su haber y el récord por las medallas olímpicas de oro.

Al igual que Michael Phelps, todos los niños con TDAH se pueden beneficiar de la actividad física. Así lo confirma un estudio realizado en la Universidad de Vermont que demostró que tan solo media hora al día de ejercicio moderado o intenso tiene un impacto positivo sobre el estado de ánimo de los niños pequeños con TDAH. Y no se trata de un resultado aislado, investigadores de la Michigan State University ya habían encontrado que una sola sesión de 20 minutos al día de ejercicio aumenta la precisión de respuesta y el procesamiento relacionado con los estímulos en niños con TDAH, a la vez que estimula su rendimiento en las áreas como la lectura y la aritmética.

Ante estos resultados, no es extraño que la práctica deportiva se esté convirtiendo en una terapia de elección en para el tratamiento de la hiperactividad infantil. Así lo afirman especialistas de la University of Regensburg, en Alemania, al asegurar que la actividad física puede ser utilizada como un tratamiento complementario o alternativo para el TDAH ya que no solo ayuda a mejorar la conducta y las capacidades cognitivas, sino que también atenúa los déficits motores. De hecho, un estudio publicado en la revista Archives of Clinical Neuropsychology and Attention Deficit Huperactivity Disorder encontró que los niños con TDAH que practicaban deporte obtenían mejores resultados en las pruebas de atención y tenían menos conductas impulsivas, incluso sin tomar medicamentos.

Tres tipos de deportes que son beneficiosos para el niño con TDAH

  • Deportes de equipo. Rugby, fútbol, baloncesto, voleibol, hockey o lacrosse, cualquier deporte en equipo es beneficioso para los niños con TDAH. Por lo general, se trata de deportes de gran intensidad y resistencia por lo que ayudan a canalizar la energía. Al tener que compartir el campo con otros jugadores, el niño con hiperactividad se sentirá más motivado a implicarse, lo que se traduce en mejores resultados. Además, este tipo de deportes estimula la socialización, favorece el trabajo en equipo, mejora su sentido de la responsabilidad, desarrolla la autorregulación y el autocontrol, a la vez que reduce la agresividad e impulsividad.
  • Deportes individuales. La actividad física individual como la natación, la gimnasia, el patinaje y los deportes acuáticos también es beneficiosa para tratar la hiperactividad infantil. Estos deportes ayudan al niño con TDAH a canalizar su exceso de energía, pero siguiendo su propio ritmo. Además, favorecen la concentración, estimulan la atención selectiva y mejoran la atención. También contribuyen al desarrollo del autocontrol, reducen la impulsividad y mejoran las habilidades motoras del niño. Y si el pequeño cuenta con un entrenador personal, los resultados serán mejores porque de esta manera también aprenderá a regirse por normas y acatar órdenes.
  • Artes marciales. Se trata de una actividad física excelente para potenciar el autocontrol, el autoconocimiento y la atención selectiva, así como para reducir la impulsividad, la agresividad y la hiperactividad en los niños. Además, es un ejercicio estupendo para estimular las funciones cognitivas, mejorar la precisión de la respuesta, el procesamiento de los estímulos y la solución de problemas. Por si fuera poco, este tipo de deporte también contribuye a mejorar la coordinación motora y potencia las habilidades físicas. Las mejores artes marciales para la hiperactividad infantil son: el kárate, el tae kwon do, el ninjutsu y el judo.

Puedes encontrar más información sobre hiperactividad infantil en Etapa infantil.

Categorías Varios

2 comentarios sobre “Los deportes más recomendados para los niños hiperactivos”

  1. Una consulta los niños que toman metilfenidato para el colegio, al realizar algun tipo de deportes también deberían tomarlo? Gracias.

  2. hola mi hijo lleva karate el tiene tdha pero si va sin medicamento esta distraido se pone jugar cuando va con la medicacion esta un poco mejor .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *